Providencia y Significado

Barbara Doherty, SP

_____

 

Introducción

Me complace juntar ideas en apariencia dispares, sintiendo, encontrando, y finalmente sabiendo que los opuestos sí coinciden. Cuando se yuxtaponen, "saltan juntos" según la experiencia que Edward O. Wilson, ganador del Premio Pulitzer, y los biólogos evolucionistas llaman consiliencia. Quizás el hacerse viejo lo lleva a uno al centro donde tantas cosas parecen conectadas.

La consiliencia me llevó a pensar y a escribir acerca del "saltar juntos" de la ciencia y la religión, utilizando el "extraño atractor" de los ingenieros de sistemas como una metáfora para uno de los nombres de Dios, Providencia. Providencia y Reconciliación son otra consiliencia para nuestra meditación.

Tu afectuoso cuidado alcanza de un extremo al otro y ordena todas las cosas con un poder tal que incluso las tensiones y las tragedias del pecado no pueden frustrar tus afectuosos planes.


Sección Uno:
Providencia y Significado

¿Están hoy en 2005 las Mujeres de Providencia más cerca de la etapa final del viaje de Milton Bennett a una mente universal, que abarca una evaluación contextual de toda la realidad? En 1980, a través de la inspiración de Michellle Holland y Ruth McGoldrick, comenzamos a clarificar y a crear una Teología de Providencia que forzara nuestra fe y profundizara nuestra identidad.

Veinticinco años después, ¿qué podemos reportar de nuestra Misión Providencia común? ¿Nos hemos dado cuenta de que el poder de la intuición reveladora que reivindicamos (Providencia) lleva consigo una citación a una mente universal? Afortunadamente, creo que sí nos hemos dado cuenta. Tal vez las palabras en la redacción aún no han llegado a ser un lenguaje común, pero la fuerza impulsora de lo que hemos logrado en 25 años nos condujo a unir fe, amor, y trabajo erudito con algunos de los más prominentes pensadores de hoy, por ejemplo, Elizabeth Johnson, Robert Schreiter, Anthony Gittins, Sandra Schneiders, Eric Law, y otros.

La Providencia es la intuición reveladora que espiritualmente le ha dado forma a la vida de las Hermanas de la Providencia. La frase "intuición reveladora" nos dice que el Espíritu de Dios nos llama, individual y comunitariamente, a desarrollar y a expandir entendimiento acerca de la naturaleza de Dios como Providencia. Cuando las Hermanas de la Providencia hablan de Dios, poseen una intuición reveladora de significado específico llamada "Providencia". Nuestra conciencia ha sido formada de manera diferente a la de las Hermanas de la Misericordia o de la Caridad o de la Sabiduría - las intuiciones reveladoras que han formado y establecido otros grupos de mujeres religiosas. La gente comprende con facilidad misericordia, caridad y sabiduría, pero a pesar de que Providencia es un nombre de Dios, la mente humana no parece ser capaz de asimilar estas intuiciones en la naturaleza de Dios. Se necesitan muchas palabras para expresar el significado de Providencia; así, decimos simplemente "Dios cuida de nosotros". Desde luego, ¿cómo explicar entonces todos los momentos "indiferentes", descuidados, de la vida de la gente?

También identificamos desafíos al otro extremo: Providencia significa todo - esto y aquello, y todo lo demás, también. Como le dijo Alicia a Humpty Dumpty, "Es un gran asunto hacer que una palabra signifique". Así como caridad no significa todo, y misericordia y sabiduría tampoco, Providencia tiene ciertas especificidades. La palabra nos ha llamado teológica y experiencialmente durante 25 años, y aún sentimos que hay más de este Inagotable Misterio para explorar y ser revelado a nosotros. La palabra nos fascina.

Hemos sido llevados a este Misterio porque la revelación de la Providencia es necesaria para la humanidad. Con prudencia optamos por explorar esta poderosa intuición y permitir que nos penetre y nos lleve a las profundidades del significado de la Providencia de Dios. Sentimos fuertemente el compromiso de traer la Providencia a la gente porque en nuestro interior sentimos que el nombre provee significado contra el pecado sistémico, la violencia, la codicia, y las mentiras que sobrecogen nuestras mentes y nuestros espíritus en este siglo 21. Queremos hablar de un nombre de Dios que se levanta lleno de propósitos y de dirección.

Desde 1980, los teólogos entre nosotros hemos utilizado las herramientas de nuestro quehacer - escritos sagrados, tradición, magisterio y experiencia humana - para explorar el Misterio de la Providencia. El Espíritu también nos ha llamado para utilizar la física, la biología, la antropología, la arqueología, y por supuesto la psicología y la sociología. Las filosofías de Oriente y de Occidente traen nuevas ideas. Hemos integrado en nuestras presentaciones un énfasis en el Planeta Tierra y en el Universo. El concepto de Providencia de los filósofos estoicos griegos (300 aC) apuntala nuestra comprensión de esta palabra. Exploramos la Providencia como arché (orden) y pronoia (inteligencia cósmica), ideas traídas de Grecia antigua, seguidas luego por la tremenda intuición de Tomás de Aquino que Providencia es un nombre de Dios.

A través de las mentes y las palabras de científicos y pensadores, la Providencia nos despierta al hecho de que el Homo sapiens es la única especie que ha evolucionado para ser la conciencia del Planeta Tierra. La gente también puede hacer planes, prever, ordenar y cambiar las cosas, todas las actividades de la Providencia. El Planeta Tierra es un ecosistema holístico y nosotros somos la conciencia en ese ecosistema. El ordenamiento del Planeta Tierra que la Providencia revela y aclara, es una poderosa intuición reveladora y una vigorosa vocación.

En todo el Testamento Cristiano no existe la palabra "Providencia". Los creyentes utilizan el evangelio de Mateo para articular su fe en la Providencia:

Por sólo algunos centavos ustedes pueden comprar dos gorriones, pero ni un solo gorrión cae al suelo sin el consentimiento del Señor. En cuanto a ustedes, cada cabello ha sido contado. No teman entonces: ustedes valen mucho más que muchos gorriones.

El pasaje revela designio y orden para las cosas en toda la naturaleza. Incluso los gorriones no son hechos al azar.

Las olas se propagan y colapsan, los gorriones caen al suelo, los seres humanos deciden libremente para bien o para mal; sin embargo, los cabellos están contados, estadísticamente las elusivas partículas cuánticas se estabilizan, y "donde el pecado aumentó, la gracia abundó más aún".

Este plan lo leemos como amor, una coincidencia de opuestos. El imperativo para captar es el "no dos" de designio y amor. El significado más profundo de Providencia es el propósito y el orden del Universo entero, desde la Explosión Cósmica creativa hasta hoy, un diseño que es amor en un Universo incomprensiblemente diseñado/amado.

En los decenios por venir, utilizaremos la frase Relación Correcta para nombrar al Eterno Designio Amor (Providencia), así como está fundamentalmente en el Altísimo (la Trinidad como Relación), y así como está en el Universo Designio/Amor. El fragmento de Mateo 6 utilizado en la oración de la Providencia nos llama a una acción personal y comunal en Relación Correcta. Dejemos de preocuparnos! Prestemos atención al reino de Dios. Alimentemos a los hambrientos y liberemos a los prisioneros. Terminemos la violencia y hagamos la paz. La Relación Correcta tiene que ver con entregar nuestras vidas en maneras que sean Providencia/Relación Correcta en todo el Planeta Tierra.

Pero es tu Providencia, Padre, la que guía la embarcación, pues tú eres quien prepara una ruta a través del mar y un camino seguro sobre las olas.

Diseño/Amor/Relación Correcta son evidentes en este fragmento. La Providencia "guía", "prepara" y designa "el camino seguro". Nuestro entendimiento se profundiza. La Providencia nos lleva más allá de nuestra preocupación por nosotros o por nuestras relaciones, es decir, de vernos haciendo buenas obras, o lanzándonos a satisfacer las necesidades de todos los demás. Para la Providencia, relacionarse es un amor extraordinariamente poderoso que permea el Universo, que lleva todo en el Universo a una Relación Correcta con todo lo demás. El Universo no es azar. Es una organización imponente de realidad más allá de nuestra comprensión, ante la cual nos humillamos y nos inclinamos en adoración ante el Uno, la Inteligencia Cósmica, la Providencia que el Universo refleja. Nuestras acciones han de ser esta Providencia.

Debemos abandonar la interpretación de que la Providencia tiene que ver con un eterno plan maestro de Dios que tiene todo contado y dispuesto. En tal modo de pensar encontramos los dictados del plan maestro y luego trabajamos para ajustar nuestra vida y toda la creación en él. "¿Cuál es la voluntad de Dios?" se convierte en el significado de la existencia. El concepto de Providencia tiene una profundidad mucho mayor. Tenemos la obligación de hacer que sea conocido.

Una mente y un significado de la Providencia son cuestionados por grupos religiosos que, en número creciente, están adoptando puntos de vista fundamentalistas, por lo general originados en temores profundos de ver derrumbarse sus paradigmas religiosos. Webster define el fundamentalismo como "un movimiento del Protestantismo del siglo 20 que enfatiza la Biblia literalmente interpretada como fundamental para la vida cristiana y para la enseñanza." En un sentido más amplio, quien lea un texto antiguo literalmente y como si le estuviera dirigido personalmente, lee incorrectamente.

Los fundamentalistas quieren aferrarse al plan maestro de la voluntad de Dios según ellos lo interpretan. Esta postura puede ocasionar una actitud de que "Dios está de nuestro lado" cuando estamos en problemas. Los ejemplos son muchos. Enrique V de Shakespeare en la víspera de la batalla de Agincourt grita, "Dios y Enrique, Inglaterra y san Jorge!" Los primeros colonizadores en Estados Unidos asesinaron a miles de amerindios bajo los auspicios de la Providencia y del Destino Manifiesto. En 2004, el presidente de Estados Unidos utilizó la palabra Providencia en relación con los ataques a Iraq. El escritor Scott Peck introdujo la frase "gente de la mentira". Tal mentira es obvia cuando creemos que Dios cuida de "nosotros" y no de todos los demás.

En el pecado y en la locura del Homo sapiens, existe poca sabiduría en lo que tiene que ver con la totalidad del Universo y con el ecosistema único que es el Planeta Tierra. Perdimos de vista la Relación Correcta. En un ecosistema holístico no existen salvajes y civilizados. Cada especie es a la vez salvaje y civilizada. Quizá la especie que es la conciencia de la Tierra necesite otros mil millones de años de evolución antes de que alcancemos una conciencia que reconozca que un regalo tan extraordinario exige asumir responsabilidades concurrentes.

Después de 1943, en los primeros años de la pujante y excelente erudición bíblica entre pensadores católicos, judíos y protestantes, y después de la aceptación de una metodología histórico/crítica para interpretar los escritos sagrados, ganamos un concepto muy significativo que ha formado nuestro pensamiento en los últimos 40-50 años. "Causalidad Secundaria" es una revelación que le ha dado forma a nuestra comprensión de la Providencia. Cuando Ciro de Persia liberó a los cautivos en Babilonia, los judíos regresaron a casa cantando, "Dios nos rescató!" De hecho, fue Ciro quien los rescató (causalidad secundaria).

Nuestras clases bíblicas nos enseñaron que Dios actúa sobre la historia humana a través de la causalidad secundaria. Cuando cantamos en alabanza, debemos reconocer a todas las gentes y a todas las especies de la creación que han causado el feliz acontecimiento a través de una Relación Correcta. Este trabajo de la causalidad secundaria permite que la gente sea "Providencia".

Si nos resistimos a evolucionar en dirección de la Relación Correcta, podemos destruir al Homo sapiens mediante el aire contaminado, las aguas envenenadas, y el rechazo a vivir una economía de sustentabilidad. Sallie McFague nos presentó un ejemplo viviente de marcar una diferencia. El Homo sapiens es capaz de destruirse a sí mismo; no podemos destruir el Planeta Tierra. El Planeta continuará sin esta especie. Quizás evolucionarán otras especies que alcancen la conciencia que es la intención de la Providencia.


Sección Dos:
Significado desde la Metáfora: El Extraño Atractor

Webster designa a la naturaleza "el mundo exterior en su totalidad". Dentro de la naturaleza, a diario descubrimos las preciosas intuiciones reveladoras de la Providencia. John Briggs se concentra en los fractales cuando señala que las nubes, las montañas, los copos de nieve, las costas, los cañones en las montañas, los árboles, las plantas, el sistema de raíces, el crecimiento de las plantas, los sistemas circulatorios - todos parecen ser similares y predecibles cuando se observan desde la distancia, pero son impredecibles en detalle. Los copos de nieve en sus millones parecen bastante similares a nosotros. A la distancia, las montañas parecen organizadas y predecibles. En la magnificación aparece el orden.

En lo mínimo, cuando miramos de "cerca y en lo personal", vemos lo impredecible en el detalle caótico de los copos de nieve y de las montañas, así como en todos los sistemas mencionados antes. Diferentes a las costas en los mapas, las costas reales no son pequeños límites entre naciones. Cuando se miden con computador, se encuentra caos en el orden de las costas y en todo su caos, orden. Orden y caos se encuentran por doquier en la naturaleza.

Cuando las gentes de Providencia leen estas ideas, se asombran y se sienten humildes. Sentimos, con el Planeta Tierra, el vasto orden y el vasto caos de la vida. La experiencia "eureka" consiste en la Relación Correcta, lo que siempre ha sido la Providencia. El Planeta Tierra es un ecosistema holístico; lo caótico y lo ordenado siempre han coincidido en Relación Correcta.

Cuando los ingenieros de sistemas examinan los desaforados silbidos del movimiento en caos de la naturaleza, encuentran extraños atractores (retratos del orden en el caos), una frase que Briggs dice evidencia una especie de sentido de humor entre esos científicos. Presentado visualmente y medido, el caos nunca va más allá de sus límites, aunque es enteramente impredecible. Estos movimientos impredecibles producen formas de sobrecogedora belleza que son parte de la naturaleza y no imágenes en un libro o productos de la imaginación de alguien. El orden emerge a medida que el sistema se mueve, juega, incluso danza en su ambiente. El enfoque aquí es utilizar la definición y los diálogos acerca del extraño atractor como una metáfora para la Providencia. Meditar sobre esta metáfora nos ofrece significado adicional acerca del aspecto de Misterio Inagotable que llamamos Providencia. ¿Podemos nosotros, la conciencia del Planeta Tierra, encontrar significado providencial en el trabajo de los ingenieros de sistemas que nos ayude a enfrentar nuestros tiempos presentes con reverencia, visión, y reconciliación?

Sandra Schneiders, al describir la comunidad religiosa, se refiere al uso por parte de Margaret Wheatley del término "extraño atractor" - una fuerza que de alguna manera mantiene dentro de un patrón móvil coherente todos los comportamientos impredecibles para que el sistema simplemente no se desintegre en un azar sin significado. Esta interpretación nos sirve de ayuda para descubrir los significados más profundos de la vida comunitaria. En el presente texto, utilizamos la frase con un sentido diferente.

Wheatley cree que el extraño atractor en la vida de los individuos es el significado. Cuando leí "significado", fui al artículo sobre Providencia en el Nuevo Diccionario de Espiritualidad Católica. En 1993 escribí la definición allí: "Providencia es el nombre de Dios, que le da significado a los movimientos de la existencia humana." En textos anteriores utilicé la frase : "las polaridades de la existencia humana".

La Facultad de Biología de la Universidad Saint Mary-of-the-Woods cuestionó mis palabras: "En la naturaleza no hay polaridades." Fue entonces cuando escogí "movimientos", y definí la palabra como aquellos acontecimientos de caos/orden, pérdida/ganancia, irracional/racional, exilio/regreso a casa, y cualquiera otra coincidencia de opuestos que uno pudiera nombrar. Hasta hoy, la definición tiene un tremendo significado para mí: "Providencia es el nombre de Dios que la da significado a los movimientos de la existencia humana." Las experiencias se confunden y se desdibujan a través de múltiples años. Estas experiencias se parecen y se sienten exactamente como el extraño atractor puede ser visto en un computador - desenfrenadamente impredecibles en movimiento pero constantes en su mantenerse dentro de límites y siempre sin nuestra interferencia. Si "extraño atractor" es utilizado como una metáfora para la Providencia, ¿qué significado nos da a nosotros?

La metáfora nos ayuda a conectarnos y a comprender un mundo desordenado. La metáfora funciona bien en tiempos de cambio y de desorden. Puede hacer que lo que antes era obedecido y esperado se transmute en algo nuevo. Por sus rasgos conocidos y desconocidos, la metáfora nos incita a pensar y nos proporciona nuevas perspectivas. Nos permite ver un asunto en formas nuevas y nos da ideas para nuevas interpretaciones de la realidad. Estas ideas traídas a nosotros por naturalistas, invitan a la investigación acerca de cuanto las metáforas para la Providencia nos sacarán a empujones de esquemas muy rápidamente estructurados o muy largamente aceptados. Todos los nombres de Dios son metáforas, y sin embargo sabemos que Dios está más allá de todos los nombres y dentro de todos los nombres.

¿Qué despertar de conciencia, direcciones, o nuevas interpretaciones nos ofrece "extraño atractor", utilizado como metáfora para el nombre de Dios, Providencia?

* Como el extraño atractor de la ingeniería de sistemas, Providencia contiene significados opuestos; por ejemplo, nos podemos sentir trastornadas por la violencia de nuestro tiempo y sin embargo ser Mujeres Providentes.

* Providencia hace que los opuestos coincidan permitiéndonos establecer una Relación Correcta; por ejemplo, puede ser la violencia misma la que nos haga más profunda y verdaderamente Mujeres Providentes.

* Providencia es evidente dentro de límites que son impredecibles; por ejemplo, Providencia parece presentarse en formas y circunstancias totalmente impredecibles, que no serán las mismas o serán predecibles otra vez. ¿Cómo hace que un conflicto particular conduzca a la transformación?

* Providencia abre nuestra imaginación a alternativas en los sistemas; por ejemplo, la Providencia nos llama al difícil trabajo de imaginar comunalmente alternativas a los comportamientos violentos.

Alicia rió. "No tiene objeto ensayar", dijo, "uno no puede creer en cosas imposibles".
"Me atrevería a decir que usted no ha tenido mucha práctica", dijo la Reina. "Cuando yo tenía su edad, siempre lo hacía media hora al día. Pues, a veces creía en por lo menos seis cosas imposibles antes del desayuno."


Debemos ponernos a trabajar incluso antes del desayuno! Las Mujeres Providentes reconocen haber evolucionado a la conciencia del Planeta. Las ardillas y los gatos no pueden imaginar alternativas, y sin embargo tienen su Relación Correcta en el ecosistema del Planeta Tierra. Como la Relación Correcta del Homo sapiens es la conciencia, una gran responsabilidad se espera de nosotros. No obstante, el pecado disfrazado de progreso con poderosos engaños ha obliterado nuestra misión en el Planeta Tierra. Un terrible oscuridad de la mente permite que Una Tercera Parte de las naciones consuma 85% de los recursos de la Tierra. Las Hermanas de la Providencia no están exentas de culpa, pero nuestro nombre es la Relación Correcta.

* La Providencia nos ayuda a encontrar orden en los patrones; por ejemplo, juntas, las Mujeres Providentes enfrentamos el caos. Hay acciones que podemos escoger contra el poder de nuestro pecado, pues asumimos la responsabilidad que nos ha dado nuestra especie. ¿Podemos escoger comunalmente en los próximos cinco años las prácticas de una Economía Ecológica?

* La Providencia nos permite ver que el orden ocurre sin nuestra interferencia, pero las Mujeres Providentes nos damos cuenta de que esta verdad no es igual a no participación. Enfrentamos acontecimientos caóticos más allá de nuestra interferencia, pero manifestamos una gran fuerza de fe y de acción cuando la Providencia nos despierta al hecho de que el orden está ocurriendo.

Un antiguo estudiante, un sacerdote en el Instituto de Formación Religiosa, escribió de Indonesia después del Tsunami de diciembre 26, 2004:

En medio de todo esto [el tsunami] hay voces, las canciones, las reflexiones de que la ira de Dios está llamando a sus criaturas al arrepentimiento. Bien, ¿es nuestro país tan religioso para que esta calamidad natural sea atribuida a la poderosa mano de Dios golpeando a sus criaturas? En un encuentro inter-religioso, me atreví a cuestionar este tipo de reflexión. ¿Cuándo se convirtió Dios en un terrorista que está matando a sus criaturas de manera indiscriminada? ¿No muestra este modo de pensar nuestra arrogancia humana, espiritual, al juzgar a nuestros hermanos y hermanas en Aceh y pretender conocer la mente de Dios? ¿Quiénes somos nosotros para conocer la mente de Dios? Este modo de pensar ¿no muestra solamente nuestra impaciencia humana al tratar de buscar una respuesta a las preguntas existenciales acerca del significado de la vida? Sin embargo, en medio de un mundo consumista, parecemos haber perdido la dimensión de la vida, el arte de vivir, meditando sobre el significado de la vida. Encontrar significado detrás de esta terrible calamidad es nuestra búsqueda. Paciencia y humildad son nuestras necesidades. Podemos no encontrar una respuesta clara en el resto de nuestra vida, pero no olvidemos que nuestra solidaridad cuenta grandemente para darle significado a esta tragedia. Dios puede ser encontrado allí.

Una intuición de la Providencia ciertamente! Después de 25 años de acoger y recoger ideas acerca de la Providencia, su significado continúa expandiendo nuestros corazones y nuestras mentes hasta su inagotabilidad como concepto. No nos hemos reunido en 2005 para revisar ideas de 1980. Nos reunimos ahora para hacer que ocurran las posibilidades descubiertas durante 25 años, para llamarnos a imaginar alternativas en todo lo no relacionado que vemos en el Planeta Tierra. Cada una de las metáforas anteriores requiere diálogo. Necesitamos traerlas a "casa". Necesitamos reflejar en toda la gente el significado del Misterio de Providencia.

El lenguaje utilizado aquí es un lenguaje popular en el mundo de hoy. En los diálogos en el Planeta Tierra en relación con ciencia y religión, el vocabulario de la Providencia nos da oportunidades para unir las conversaciones y las acciones. Nuestra palabra Providencia significa muchas cosas, pero como el extraño atractor que no va más allá de sus límites, así el concepto de Providencia tampoco se extiende más allá de sus límites. Pero el significado de la Relación Correcta explota en lo profundo de nuestra conciencia. Como la única especie que ha evolucionado a la conciencia, capaz de prever, unir ideas, y crear caminos para el futuro, la Providencia hace tolda con nosotros en nuestro camino - como Yavé en la Experiencia del Éxodo. Nos llama como Jesús nos ha llamado. Trajinamos por un mundo de violencia, de agitaciones naturales debidas al calentamiento global, incluso de evidencia de que nos movemos hacia la destrucción de la especie humana en el Planeta Tierra.

Pero la Gente Providencia es exploradora e inventora de significados. Somos pensadores con visión y compartimos significados. Somos mujeres que captamos las ideas de nuevas relaciones y nuevos procesos para acrecentar la sabiduría colectiva alrededor de los significados de la vida. ¿A qué se parecen estos títulos en la práctica? Algunos ejemplos:

1. La Gente Providencia se aleja del pensamiento de las "partes" pensando en el "todo"; por ejemplo, el pensamiento de la Relación Correcta.

* El biólogo canadiense David Suzuki, en su magistral video Balance Sagrado, recuerda sus primeros días como biólogo. Siempre estaba estudiando "partes". Nunca le dedicó pensamiento alguno al "todo".

* En el mundo de los negocios siempre ha habido un enfoque en las "partes"; por ejemplo, administración, mantenimiento, mercadeo, ventas, etc. A menudo, a cada uno de estas partes sólo se le permite la información relacionada con su nivel. Sólo el "todo", es decir, la Relación Correcta, puede conducir al crecimiento y al cambio.

Estados Unidos se ha enfocado en Iraq como una "parte". Los funcionarios del gobierno y los ciudadanos no parecen captar a Iraq como un "todo" en todos sus contextos, es decir, las numerosas naciones árabes, la predominancia y el significado del Islam, la historia del Medio Oriente de varios miles de años, la dinámica cultural de Iraq, y sus múltiples tribus y grupos religiosos.

2. La Gente Providencia se mueve de "estructura" a "proceso".

* Podemos pensar en la diferencia entre abstinencia de la carne como un proceso y no como una estructura. ¿Podemos vivir la diferencia?

* Necesitamos sentir el Universo como un proceso de la Relación Correcta, no como una estructura de galaxias y planetas con nombre y sin nombre.
* Queremos desmantelar la violencia como estructura en nuestro pensamiento, y de manera consistente aunar esfuerzos para establecer un diálogo que sea incondicionalmente constructivo.

3. La Gente Providencia está pensando más allá de las ideas estáticas acerca de los sistemas.

* Podemos imaginar alternativas en todos los sistemas - no necesariamente hacia el cambio, sino hacia el entendimiento.

* De nuevo le damos la bienvenida a la vida religiosa como una forma de vida.

* Encontramos evidencia de orden/caos en nuestras vidas, pero podemos continuar avanzando sin sentir que hay que interferir forzando orden en el caos. Ya está allí.


Sección Tres:
Reconciliación, una Acción de Providencia

La reconciliación viene como la última consiliencia en este estudio de la Providencia. El entendimiento de la reconciliación nos da la respuesta que hemos buscado. ¿Cómo cuida Dios de nosotros en toda la violencia de miles de millones de años en que nuestro Planeta ha evolucionado? Providencia es un nombre de Dios. Reconciliación es una acción de la Providencia. Necesitamos descubrir que la reconciliación es lo que hace la Providencia, e introducir el concepto en nuestra conversación y en nuestro diálogo.

Como se reconoció en las páginas precedentes, las conferencias acerca de la Providencia ¿siempre parecieron ser acerca del plan de Dios y del por qué el dolor y la tragedia? Necesitamos un nuevo vocabulario para la Espiritualidad Providencia. En nuestras congregaciones se habló de Providencia, pero ¿qué conexión captamos con las especies de la Tierra, la vida y los procesos? Nosotras, las Hermanas que llevamos este grandioso nombre, necesitábamos un nuevo lenguaje y nuevas percepciones. Nuestro despertar ocurrió en 1980. No estábamos solas en nuestro exiguo entendimiento de la Providencia. Como la humanidad es gran parte culpable de los miles de millones de circunstancias "no atendidas" en el Planeta Tierra, ¿qué significado pueden ofrecer las Hermanas de la Providencia para un mundo de violencia?

Es útil registrar alguna de esa violencia a fin de captar la magnitud de nuestra vocación. ¿Cuántos sarracenos asesinaron los Cruzados? Millones de personas fueron colonizadas cuando naciones poderosas se apoderaron de sus tierras. Hemos visto esta tragedia sobre todo en las películas, en las cuales ricos europeos tomaban té en la tarde en hoteles de Asia, África y muchas de las islas del Planeta. Una feminista afroamericana dijo recientemente que como mínimo veinte millones de personas fueron llevadas en esclavitud de sus naciones a otra tierra. Todos estábamos vivos en 1996 cuando tuvo lugar el asesinato de 800.000 tutsis por la tribu Hutu en un período de dos semanas. Fue una masacre relacionada con la ocupación belga de Rwanda, y con la colaboración Tutsi con los belgas. Recientemente conocimos este salvajismo en la película Hotel Rwanda. En los 1930s y 1940s muchos de nosotros aún éramos muy jóvenes para enfermarnos con los nombres de Auschwitz y Birkenau.

En los 1970s supimos de los "Campos de Matanza" y de la determinación de Pol Pot para eliminar de Camboya a los indeseables en un genocidio que diezmó al 21% de los camboyanos. Cuando los Herreros de Namibia finalmente se levantaron contra los colonizadores alemanes en 1905, estos quemaron las cosechas de los Herreros, envenenaron sus pozos de agua y los echaron al desierto para que murieran entre 50 y 100 mil personas. Cerca de 250.000 murieron en el terremoto de 1976 en China. En la hambruna en China en los 1950s, 16 millones de personas murieron. ¿Hablamos de falta de conocimiento porque los medios masivos de comunicación no eran entonces lo que son hoy? Hoy en Estados Unidos lamentamos el 11 de septiembre con menos de 3.000 muertos; ¿lamentamos la Guerra Civil en la cual nos matamos unos a otros en muchos miles? Al terminar 2004, cerca de 200.000 personas en el sur de Asia perdieron la vida en un tsunami, una gran marejada producida por un movimiento submarino de la tierra, que arrasó sus tierras. El mismo número, nos dicen, muere diariamente en el Planeta Tierra por causa del agua contaminada.

La violencia de los seres humanos y de la naturaleza son parte de una historia natural y pecaminosa del Planeta Tierra y del Homo sapiens. Miles de situaciones más monstruosas ni siquiera figuran en la lista. Cuando confrontamos esos horrores, es imposible sostenerse en una teología de un Dios que nos cuida con un Plan Divino. Los conferencistas y los escritores de la Providencia han cerrado la boca y las publicaciones acerca de intentar de nuevo encontrar un lenguaje que altere esta posición teológica.

Georges Tavard utiliza un lenguaje más humilde pero más difícil en un artículo reciente con frases tales como: "¿Dónde está la Providencia en el tiempo de guerra? La Providencia no está en ningún lugar. La esperanza en medio de la desesperación sigue siendo el único recurso de los desvalidos." Tavard también se dirige a las Sabidurías Judías: Dios oculta su rostro, un resultado del caos en la Tierra. Martin Buber se refiere al eclipse de Dios, al exilio de la Shekinah. Por lo menos estas frases nos obligan a mantenernos callados acerca de plan y predestinación.

Nuestra opción por un cambio en el significado comienza con la naturaleza, el caos y el orden de la naturaleza, no dos sino una realidad en la naturaleza – una coincidencia de opuestos. La creación se originó en una explosión cósmica, y durante miles de millones de años de evolución, millones de especies vivieron y murieron en el Planeta Tierra en cada milenio – la Providencia creó con inteligencia, poder, energía, materia y amor. El Planeta Tierra, un planeta menor en una galaxia común, donde vivimos, nos movemos y somos, es solo un pequeño lugar donde la Providencia, una enorme conceptualización de Dios, se mueve a través de nuestras categorías de tiempo y espacio. El Homo sapiens ha evolucionado hasta convertirse en la única especie en nuestro planeta que posee una conciencia que puede dar nombre y que contempla el orden y el caos, que puede hacer planes y visualizar formas mejores de relación entre las especies, que puede emprender los trabajos de reconciliación, y que tiene el llamado y el poder dados por la Providencia para profetizar un futuro diferente.

Tomás de Aquino corroboraría nuestras reflexiones cambiantes sobre la Providencia. Sus ideas son tomadas con libertad en un lenguaje fácil de captar:

Aquino: Este bien que existe en el orden de las cosas creadas, es creado por Dios. Es necesario que el tipo de orden de las cosas hacia su fin preexista en la Mente Divina: y el tipo de cosas ordenadas hacia un fin es, hablando con propiedad, Providencia.

Doherty: El bien que llamamos orden existe en toda la creación. Dios crea orden. La realidad que llamamos orden (Relación Correcta) existe en la Inteligencia Cósmica desde antes de la creación, y a esto lo llamamos Providencia.

Aquino: ... todas las cosas por necesidad deben estar bajo el ordenamiento de Dios; así como todas las cosas hechas por el arte están sujetas al ordenamiento de tal arte.

Doherty: Todo en el Universo está ordenado, está en una Relación Correcta. Así como el artista ordena su trabajo de arte, de igual manera la Providencia crea orden (Relación Correcta), y así nosotros, como la conciencia del Planeta Tierra, trabajamos hacia el reino de Dios, nuestro "trabajo de arte", con Relación Correcta.

Aquino: ... quien provee universalmente permite que permanezca algún pequeño defecto, a menos que el bien del todo sea entorpecido. Por tanto, la corrupción y los defectos en las cosas naturales se dice son contrarios a una naturaleza particular; sin embargo, ellos están en concordancia con el plan de la naturaleza universal; así como el defecto en una cosa sirve para bien de otra, incluso para el bien universal ...

Doherty: La naturaleza, incluyendo al Homo sapiens, no fue creada sólo con orden y caos. Los miles de millones de ecosistemas del Planeta Tierra incluyen crecimiento y destrucción. Dios creó un Universo en el cual todo está en Relación Correcta. Pero Relación Correcta no significa que todo funcione bien. La vida no es como las películas con final feliz. Es casi increíble contemplar al Homo sapiens "enojarse con Dios", "dejar de ir a la iglesia", "perder su fe", todas ellas posturas de comportamiento infantil, como si mereciéramos algo mejor. Si un tsunami mata a miles de personas, preguntamos, "¿Por qué Dios hizo esto?" "¿Por qué Dios escogió a mi hijo para ser barrido por las olas y no a otro niño?" ¿Cuándo evolucionaremos a la conciencia intencionada? De otro lado, nos regocijamos de que la brillante inteligencia del Homo sapiens pueda crear y haya creado soluciones para curar a la Tierra y a sus especies.

Aquino: Como Dios provee universalmente para todos los seres, pertenece a su providencia permitir ciertos defectos en efectos particulares, pero que el bien perfecto del Universo no vaya a ser entorpecido, pues si todo el mal fuera evitado, mucho bien estaría ausente del Universo. Un león dejaría de vivir si no hubiera muerte de animales; y no habría paciencia de los mártires si no hubiera persecuciones tiránicas.

Doherty: Aunque parezca fría, esta explicación es mucho más sensible que algunas de las dadas antes. En el Universo hay un orden que comenzó con la explosión cósmica creativa. El orden es. Relación Correcta es. Sí, el Homo sapiens puede causar destrucción de los sistemas y de las relaciones dentro de la realidad. Eso es el pecado. Puede no gustarnos, pero incluso los opuestos vida y muerte coinciden.

El concepto de Reconciliación como una acción de la Providencia es nuestra clave para la forma como podemos hablar del cuidado de Dios. Providencia es un nombre de Dios. Reconciliación es una acción de la Providencia. Nuestro primer pensamiento podría ser decir: "Continuemos con ella entonces. Enséñanos cómo hacer reconciliación. ¿Podemos ir a talleres donde nos entrenen en reconciliación?

No. La Reconciliación es un acto de Providencia. Dios ciertamente cuida, y el cuidado lleva el nombre de reconciliación. Reconciliación es el trabajo de Dios, un trabajo de Providencia. Utilizamos la conciencia humana para comprender nuestro lugar en la acción de reconciliación de la Providencia.

Como un ejemplo notamos en el libro El Regalo de la Paz: Reflexiones Personales, del fallecido Cardenal Bernardin, una frase que nos enseña la naturaleza de la reconciliación. Bernardin supo que Jesús en la cruz no perdonó. Perdón y reconciliación son cosas que Dios ocasiona. Jesús pidió al Señor: "Señor, perdónalos porque no saben lo que hacen." Así Bernardin, después de la falsa acusación de Steven Cook, escribe: "Hacia mediados de diciembre sentí profundamente que todo este episodio no terminaría hasta que siguiera el llamado de mi pastor para buscarlo." Debemos prestar atención a la palabra "llamado". Reconciliación es la acción de la Providencia. El Cardenal fue "llamado". Esta distinción merece nuestra atención para que podamos integrar bien el significado de reconciliación en nuestra teología de Providencia.

Robert Schreiter en su obra maestra, El Ministerio de la Reconciliación: Espiritualidad y Estrategias enseña que la reconciliación es el trabajo de Dios, quien inicia y completa en nosotros la reconciliación a través de Jesucristo. En poderosas declaraciones de fe, página tras página él nos relata historias de víctimas: mujeres en Suráfrica cuyos hijos fueron asesinados; María Magdalena que pregunta, "¿Adónde lo llevaron?" ¿Dónde está el cuerpo del asesinado?

Las Madres de la Plaza de Mayo en Buenos Aires se reúnen para protestar por la desaparición de sus seres amados. Dos monjas francesas son torturadas y lanzadas al mar desde un helicóptero, una forma favorita de ejecución en el gobierno de Argentina. Las mujeres en los tugurios del sur de Perú se juntan para alimentar a sus hijos mientras las guerrillas de Sendero Luminoso destruyen agencias de beneficencia. La violación por los serbios de mujeres croatas, y la acción de estas mujeres violadas para habitar las casas de las mujeres serbias y evitar así la violación de ellas cuando las tropas croatas invadieran Serbia.

Estos son apenas algunos ejemplos de mujeres víctimas de tortura, violación, golpizas y muerte de familias. En cada caso, Schreiter nos enseña que Dios inicia el trabajo de reconciliación en las vidas de las víctimas, no de los malhechores. Los últimos, rara vez están dispuestos a reconocer sus fechorías. La Gente Providencia nunca debe degradar el perdón o la reconciliación. Debemos enfrentar la vastedad del horror y de la violencia en todo el Planeta Tierra y permanecer humildes al contemplar el poder de la reconciliación.

El acto de Providencia llamado reconciliación no es simplista. Si la Gente Providencia conoce esto, entonces podemos identificar tanto comunal como personalmente los llamados desde lo profundo a las actividades de reconciliación. No pasamos por alto pequeños momentos de reconciliación, pero ninguna de nosotras puede permanecer a tal nivel y llevar el nombre que es el nuestro.

Qué violencia más terrible debemos presenciar antes de que nos levantemos para gritar NO! En muchas ocasiones hemos hecho exactamente eso. Algunas de nosotras han ido a la cárcel. Algunas han permanecido por horas en actitudes de resistencia. Algunas han orado con lágrimas para que la violencia termine. Ante todo, la Gente Providencia debe rechazar la mentalidad de "Imperio": "Nos merecemos todos los bienes mundanos que podamos conseguir." Los ciudadanos de las Naciones del Tercio Superior estarán por siempre incómodos y enojados. Aunque disfrutamos el alimento y los vinos del Imperio, al mismo tiempo nos desgarran sus atrocidades.

¿Cómo vive la Gente Providencia este cruce de contradicciones? Mary Jo Leddy nos dio un útil paradigma cuando habló de Imperio: "Peor de lo que sabemos. Mejor de lo que pensamos." La urgencia se despierta en nosotras mientras la Providencia nos llama a la reconciliación. La buscamos en cada ranura de la vida. No queremos, al morir, reconocer que nunca vivimos. La Providencia nos llama.

Schreiter nos ayuda de nuevo. Él cuenta la historia de la muerte y resurrección de Jesús. Las mujeres alrededor de Jesús presenciaron una ejecución. Vivían en una nación ocupada y tenían toda razón para estar temerosas. El poder estatal se sostenía con actos indecibles de traición. El hombre que fue ejecutado el viernes anterior había sido bueno con ellas, un maestro que prestó atención a las mujeres y las incluyó entre sus seguidores. A diferencia de la mayoría que murieron por crucifixión y sus cuerpos fueron tirados a un montón de basura, este hombre tenía un amigo que le proveyó una tumba sencilla.

Cuando las mujeres llegaron para cumplir los ritos de enterramiento del cuerpo, algo terriblemente anormal ocurrió. El cuerpo no estaba! ¿Se habían llevado el cuerpo de su amigo? ¿Fue él uno de los "desaparecidos" después de aquella muerte excruciante? Los amigos del hombre habían huído. Tenían razón para hacerlo; podían ser condenados a muerte si los encontraban. Como siempre, a las mujeres se les prestó poca atención. Ella escucharon los gritos de dolor en las cruces. Su reacción ante "Aquel que ha resucitado" no fue de alegría, sino de sorpresa y confusión. Los recuerdos de la horrenda muerte eran demasiado vívidos para ser borrados con aquel mensaje. Mel Gibson puede eliminar algo de la violencia de "La Pasión del Cristo". La pasión de Jesús fue más violenta que la que cualquier película puede mostrar; podemos cerrar los ojos ante la violencia en las películas. La Gente Providencia necesita mantener los ojos bien abiertos ante la violencia de los imperios.

Schreiter nos conduce a la toma de conciencia de que prestar atención a la naturaleza real de la muerte de Jesús, la violencia, la tortura, los gritos y los olores de la muerte – todo conduce a un nuevo entendimiento de la resurrección, ciertamente conectado con un entendimiento más serio de la reconciliación. Cuando la victimización no es pintada con tonos limpios, brillantes, "salvadores", las víctimas del mundo pueden ver en Jesús a alguien que pereció antes que ellas. María estaba presente en la muerte de su hijo. Ella fue otra madre cuyo hijo fue apresado, torturado, muerto, y el cuerpo al parecer llevado de allá. El acto de reconciliación de la Providencia ayuda a las víctimas a demandar al menos algún reconocimiento inicial de parte del gobierno de que se ha hecho violencia. Ellas quieren recuperar el cuerpo. Necesitan conocer el lugar del entierro.

¿Podemos hablar con mujeres y hombres que encontraron formas no violentas para caminar más allá de las situaciones violentas? ¿Qué pueden ellos enseñar? ¿Cómo aliviar memorias? ¿Cómo continuar marchando?

Al meditar en la reconciliación, nos encontramos con "el cuidado de Dios". ¿Podemos ver la diferencia en el lenguaje? "Dios cuida" es un lenguaje muy débil para la violencia que ha abrumado al Planeta Tierra. A lo largo de siglos y siglos, mujeres y hombres han tratado de alterar los imperios de la violencia con el poder de la reconciliación. Nos inclinamos con fe y humildad ante tal Providencia

Escuchamos en completo silencio el Kol Nidre de Max Bruch ejecutado por la chelista Lynn Harrell en el Concierto Papal para Conmemorar el Holocausto, en abril 7, 1994. Ante una multitud de 7.500 personas, muchas de ellas sobrevivientes de la Shoah, hay tres tronos iguales en los cuales están sentados el papa Juan Pablo II, líder de 900 millones de católicos en todo el mundo, el rabino Rav Elio Toaff, rabino jefe de Roma, y el presidente de Italia. El poder de la música en tonos menores y mayores respira la agonía, y quizás delicadamente, el aliento de la reconciliación.

Hemos sido llamadas. Estamos juntas. Conocemos nuestro nombre. El llamado nos perturba. El poder del nombre está en nosotras. ¿Qué escogemos, nosotras Mujeres de providencia?

__________

Traducción
S. Betancur
Medellín, Colombia

Barbara Doherty, SP
Directora del Instituto de Formación Religiosa en la Unión Teológica Católica, Chicago, y anteriormente Rectora de la Universidad St. Mary in-the-Woods, Indiana. Tiene doctorado en Teología con especialización en Religiones del Sur de Asia, otorgado por la Universidad de Fordham, New York. También tiene grados en Historia, Inglés y Latín, así como un Magister en Teología, otorgados por la Universidad Saint Mary, Notre Dame, Indiana.

Página Inicial